Últimos artículos

El tiempo, nuestro recurso más valioso 

El tiempo, nuestro recurso más valioso

El tiempo representa el primer recurso disponible para lograr lo que se desea en la vida. Talentos y habilidades son inútiles si no organizas bien tu tiempo para usarlos. Los conocimientos y capacidades que has adquirido durante tu formación no harán nada por ti a menos que dispongas de tiempo para ponerlos en práctica.

El tiempo es un don inapreciable que se puede usar para el placer y provecho propio. Tu don es el mismo que recibe cualquier persona rica, poderosa o influyente, la diferencia entre las personas suele estar relacionada con la forma en que organizan su tiempo. 

El éxito en la vida tiene mucho que ver con la gestión correcta del tiempo. Puedes dedicar tu tiempo a las actividades que te proporcionan mayores beneficios, o bien puedes regalarlo a los demás, interrumpiendo tus tareas para atender las demandas y solicitudes de los demás, quienes acaban controlando tu tiempo. Si no eres capaz de controlar tu propio tiempo, difícilmente podrás controlar ninguna otra cosa. Cuestiónate a ti mismo de forma sincera: ¿Controlas tu tiempo o dejas que lo controlen los demás?

A continuación tienes un listado de buenos hábitos a adquirir relacionados con la gestión del tiempo y la productividad personal:

1. Agrupa tareas similares que se puedan realizan al mismo tiempo. Esto elimina gran parte del comportamiento esporádico, evita que nos dispersemos y nos permite centrarnos.

2. Aprende a decir no a quienes quieren robar tu tiempo. No solemos permitir que nos roben el dinero. Si el tiempo es dinero ¿por qué nos lo dejamos robar?

3. Prioriza: haz frente primero a los trabajos duros o más difíciles y dejar las tareas menores en segundo plano de prioridad. De esta forma serás capaz de terminar grandes retos de trabajo sin estrés.

4. Delega en los demás. No simplemente distribuyendo las tareas de otros, si no delegando las tareas propias de tu cargo en otras personas. Preferentemente en alguien que sea capaz de hacerlo mejor que tú mismo. Rompe el hábito  del “hazlo tú mismo” y la barrera mental de creer que haciéndolo uno mismo saldrá más barato. Descubrirás que así tienes más tiempo para las tareas más importantes y de mayor rentabilidad.

5. Evita el síndrome del escritorio desordenado. Un escritorio limpio y ordenado te ayudará a pensar con claridad, será más fácil localizar los documentos y mantener tu mente enfocada en la tarea que debes realizar, al mismo tiempo que reducirá tu sensación de estrés.

6. Comienza de inmediato a realizar las tareas más  importantes, olvidando lo mucho o poco que te apetezca hacer esa tarea, sólo hazlo. Las dos primeras horas de la mañana suelen ser las mejores para ponerse con las tareas importantes y concentrarse adecuadamente en ellas.

7. Trata de recompensarte a tí mismo al final del día. Normalmente nos quedamos con los problemas y no con los logros. Revisa al terminar el día los logros que hayas obtenido, aunque sean pequeños, para tomar consciencia de ellos y apreciar los beneficios de planificar y gestionar tu tiempo. Si no ves los beneficios es fácil desanimarse y abandonar.

8. Aprende a utilizar los “tiempos muertos”. Cuando estés en la sala de espera del dentista, en un atasco en tu coche, esperando una visita que se retrasa, etc. puedes tener preparado un listado de llamadas importantes a realizar con tu móvil, puedes planificar lo que harás la semana siguiente, o puedes pensar en áreas de mejora para tu negocio….

9. Reduce las reuniones y el tiempo de las mismas, pregúntate a ti mismo si tal reunión es necesaria y si tal vez una llamada de teléfono puede resolver el tema. Si una reunión es imprescindible, planifícala bien, plantéate el tiempo límite de duración y trata de cumplirlo. Haz un listado de los puntos importes a tocar y no permitas desviaciones.

10. Fija fechas límite para alcanzar tus metas y asegúrate de que las cumples. Si no pones fecha a las tareas importantes corres el riesgo de demorarlas hasta que se vuelven urgentes y te ves obligado a hacerlas deprisa y corriendo sin estar centrado en ellas.

Existen técnicas para el aprendizaje de este tipo de cambios, así como programas formativos y profesionales que te ayudarán a adquirir destrezas para avanzar por este camino hacia la mejora de tu productividad personal.

Déjate ayudar a dar un cambio drástico a tu vida por un experto.

Pasa a la acción: asiste a una reunión de trabajo de 4 horas el próximo martes en CNR Pº de Reding, 43 1º izda. 29016-Málaga. Confirma antes de asistir, se trata de una reunión gratuita para grupos muy reducidos. Solicita tu plaza: promeo@smi-spain.com

Made in Málaga. Talento siempre positivo 

Made in Málaga. Talento siempre positivo

Esta semana uno de mis mejores amigos emigra, «pica billete», tiene plaza de ida y no sabe si de vuelta con destino a Londres, Heatrow. 5 de Abril. Y es malagueño de toda la vida, de Martiricos, de su Málaga club de fútbol, de la cerveza victoria y la casa del guardia. Del Pimpi y de la feria. Por su puesto de su Cristo de la Cena, y claro como tal le duele en el corazón irse, le duele mas allá, le duele en el alma y en los atardeceres serenos de Pedregalejo que cobija su retina. Y no sólo a él le va a doler su partida, sino a todos los amigos de su alrededor porque es la «alegría de la huerta», y aún con estudios y experiencia profesional no queda otra. También le debería doler a nuestro Estado, llevaba, a pesar de su juventud, 20 años cotizados, casi toda la vida. Deja a su mujer en tierra y dice que se va a una tierra de oportunidades. Porque esta no lo es y tiene que levantar una familia. Dice que esto es simplemente un erial. Claro, se me ha olvidado decir que esta viajado y conoce otros países, otras reglas y tasas de desempleo (el 52% es la autóctona para los jóvenes), otros civismos, otras «impunidades». Y como yo sé de su talento constructivo, bien sé que no «escupirá a la tierra cuando coja el avión», tal y como enfatizaba, y con buena parte de razón en el bar de «Lola», el escritor Arturo Pérez Reverte junto a miles de jóvenes españoles que han tenido que emigrar fuera de España para construirse simplemente un futuro que aquí no tienen. Se nos está marchando lo mejor de nuestra tierra, lo que tantos años y tanto dinero le ha costado al Estado cuidar, educar e integrar. Ese es el horizonte que nos han construido y nos están construyendo nuestros gobernantes. Y después quieren que tengamos talante constructivo, que no seamos tan críticos con la situación, claro, será que no se les van sus seres queridos a Pernambuco a ganarse la vida. En esta vida lo más importante son las personas, y cuando nos quitan a estas no sólo se apaga una estrella, sino que nos hacemos un poquito peores. Y es lo que nos está ocurriendo y no queda otra que clamarlo a los cuatro costados, son nuestros amigos, familiares, vecinos y compañeros. Y también les toca emigrar a muchos empresarios, muchas de las miles de empresas que han tenido que cerrar en Málaga en los últimos años y muchos nos preguntamos con tanto déficit público y tanto paro ¿quién va a quedar para producir y levantar todo esto? Se nos van, y eso que en Málaga somos buenos en eso de emprender. Solemos ser positivos, nunca negativos, y echados «palante». De ahí que lideremos el ranking de emprendedores de España. Es fácil reconocerles, en ocasiones por su mirada y sus andares, que se lo pregunten a Joaquín Cuenca que le vendió a Google Panoramio, o a los chicos de Virus Total, trabajadores y esforzados como cientos de jóvenes empresarios malagueños, que ellos sí que valen. Pequeños, pero valientes, para mí un discurso muy recurrente en relación a los jóvenes empresarios, cuando lo vi este asunto en «The Economist», al abrir un interesante debate sobre la cuestión bajo el titular de «Las grandes pueden, las pequeñas lo hacen» me dio una alegría. Ellos en esto de economía productiva, sí que saben. Y es que en España las pymes son las que mantienen al país, en empleo y riqueza. Y a pesar de eso se olvidan de ellas, las oxidan, y burocratizan, por increíble que parezca, matando poco a poco aquello que las permite ser «eternamente jóvenes». De ahí que muchas tengan que emigrar, y es que aquí las normas económicas penalizan cada vez más las nuevas oportunidades para pequeñas empresas que nacen y que tienen mucho potencial. Y las malagueñas sobresalen en esta materia, muchas de ellas se nutren con fuerza de un campo en donde la creatividad y la innovación son su principal activo, en las que, si no las tienes, no sobrevivirás en el mercado.

Ante esa situación muchas empresas podrían preguntarse irónicamente ¿y a nosotros quien nos rescata? Pero eso es harina de otro costal. Mientras el Banco de España adelanta que la tasa de paro escalará al 27,1% este año. La crisis ha aumentado el índice de la llamada «pobreza laboral», aquella en el que el sueldo no impide estar bajo el umbral de la pobreza. El 40,0% de los hogares no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos y la clase media se deteriora más y más. Los gobiernos intentan convencernos, incluso mediante real decreto «naturalmente democrático» que la corrupción es escasa, y que la reformas funcionan. No hay ni un solo dato en perspectiva que indique que esto vaya a cambiar, al contrario, las organizaciones sociales han lanzado voces de alarma y lo importante, los que están en el día a día del desarrollo empresarial no vemos visos de un esperado y necesario cambio. Son tiempos para la Justicia, para los fiscales, para la prensa democrática. Expresado en otros términos, pese a la reducción del déficit, la deuda sigue creciendo y se acerca peligrosamente al nivel del 100% respecto del PIB.

Esas moles jerarquizadas, enchufistas y burocratizadas en las que nos hemos convertido tienden a matar la pasión por aprender, aportar y progresar. Como decía Pau García Mila, encantador y hablador emprendedor como se define él, es tiempo de la actitud. Una actitud de meritocracia e ilusión, necesario y urgente cambio, para que no se nos sigan marchando los mejores. Y es que así pasen mil años, los clásicos por algo serán, siempre tienen mucha razón «El hombre podrá superar las leyes escritas pero no las morales». Y aquí las morales, por vergüenza torera, implican necesariamente hacer las cosas bien hechas. Y esto tiene mucha tela. Déjennos construir futuro emprendiendo. Amamos a nuestra tierra y a sus personas.

Categorías: 

Como aquellos decían… la vida es móvil 

Como aquellos decían… la vida es móvil

Un año más, Barcelona ha sido la capital del mundo móvil durante cuatro días. Más de 70.000 visitantes, más de 1.700 expositores y 240.000 m2 de innovación, conferencias, demostraciones y lanzamientos de productos para empresas, servicios públicos, particulares, desarrolladores, clientes finales, apasionados de la tecnología y hasta para nuestras mascotas.

El Mobile World Congress es el referente occidental para todos los que, en mayor o menor medida, estamos relacionados con este sector. Digo occidental por diferenciarlo del Mobile  Asia Expo, que GSMA celebra en junio también todos los años, aunque por descontado que los grandes fabricantes asiáticos, como Samsung, estaban presentes en Barcelona con impresionantes stands donde tabletas, smartphones y cámaras hicieron las delicias de muchos de los allí presentes. Seguidora del gigante surcoreano, me parecieron muy interesantes las presentaciones de HomeSync, tu propia nube de 1 TB, y Samsung Knox, una manera de separar los contenidos y aplicaciones personales y profesionales de tu smartphone, muy útil no sólo por seguridad, sino por organización, así no hay que llevar dos teléfonos (o más) encima.

¿Apple? Apple va por libre. ¿Y Google? Estaba omnipresente sin que por una vez viéramos su colorido logotipo (al menos yo no lo vi por ningún lado), gracias al universo Android.

Durante los cuatro días de congreso hemos mantenido reuniones con desarrolladores de varios países del mundo, a los que hemos hablado de la importancia de dirigirse a sus clientes en su idioma, y a los que hemos presentado la nueva línea de negocio de Jensen Localization que ha sido bastante bien acogida y de la que os informaremos puntualmente. Debo decir que, a pesar de la difícil situación, en nuestro sector parece que la cosa está despertando, y las empresas se están dando cuenta de que invertir en traducción y localización es tan importante como invertir en tecnología o maquinaria.

Como siempre, se vieron aplicaciones de todo tipo. Muchas relacionadas con la salud y el bienestar, como pulseras que alertan a los servicios de emergencia y que llaman a tus familiares (muy indicado para personas mayores), medidores del estado de salud, dispositivos para análisis de la piel y aplicaciones con sistemas de geolocalización con cobertura internacional (muy útil si te vas de viaje con tu mascota). Por supuesto, mucho diseño, como unos relojes que se conectan con tu smartphone y que te permiten recibir correos, alertas y llamadas mientras estás en una reunión aunque hayas dejado el teléfono en tu despacho. Seguro que los visteis en televisión. Bien, pues yo los vi en su stand; puro diseño y elegancia italianos. Por supuesto, no faltaron juegos y herramientas para desarrolladores más o menos experimentados.

Si quisiera explicar todo lo que vi, necesitaría un mes entero de artículos en este blog, así que lo cerraré con algo muy visto pero cada vez más real:

Pon una app en tu vida :)

Categorías: 

Cuestión de credibilidad. La escopeta Nacional 

Cuestión de credibilidad. La escopeta Nacional

La indignación de los españoles ante la corrupción hace que se demande un cambio total para que el fraude no solamente se castigue, sino que se termine con él como sea. Es cuestión de credibilidad. Es surrealista y «subversivo» que con 6 millones de desempleados nos encontremos en los tribunales con escándalos día sí, día no de nuestros dirigentes y gobiernos, y donde ante jueces y fiscales, se habla de un lado y de otro de «coca, fiestas y sobres de dinero negro pululando de aquí para allá». Al mejor estilo Chicago años 20. Triste muy triste. Pero parece que real, demasiado real. Y ante este panorama uno se pregunta, ¿con qué cara se atreverán los gobiernos ahora a pedir honestidad, comprensión y confianza la próxima vez que salgan a explicar más recortes o la necesidad de despedir a más trabajadores o subir impuestos a las empresas? Cuestión de credibilidad. Sea el gobierno que sea, parece que desgraciadamente esto de la corrupción afecta como una mancha de aceite a prácticamente todos los puntos cardinales de este país. Incluso a nivel internacional Putin, «ejemplo de virtudes él en esto de la transparencia y la gobernanza», nos defina como país co-rru-pto, o que el New York Times confeccione monográficos especiales de corrupción en la piel de toro. Lo más fácil es mirar para otro lado y seguir con nuestro camino. Pero no, toca cambiar como sea. A mucha gente esta situación ya le toca el corazón y la dignidad, y es que esto no es serio, es más bien propio de un país de trompeta. De Escopeta Nacional. Pero aquí lo importante es solucionarlo y no seguir arrastrando este vil pasado en el que que aún resuena sin respuesta muchas preguntas regeneracionistas y unamunianas. En este país hay gente nacida en democracia, educada en valores, responsable, formada y honesta que puede hacerlo, y los hay en todos los escalafones de la sociedad. Quizás el primer paso sea un análisis y una reflexión muy profunda, echarle un vistazo a nuestra historia, esa que subyace en el sustrato de nuestro pasado y que en supuesta democracia, moderna, igualitaria y social, debería estar ya completamente desterrado esto de la corrupción. Ya lo dejaba bien claro Vázquez de Alfarache con su «tenían ganado el favor y perdido el temor» en relación a los corruptos de esa España de Oro y de novela pícara del Barroco en la que estos personajes pululaban de despacho en despacho, con el visto bueno y la mirada para otro lado de la Villa y la corte, sintiéndose impunes ante los contratos que se les daban a «dedo» y los favores reales que caían «divinamente» sobre sus ilustres cabezas. Lo calcaban los cronistas de la época, que curiosamente también tenían sus «fiestas, cocas y sobres». Hay cosas que no cambian. En vez de jubones de terciopelo calzan trajes de Versace y gomina extra fuerte. Eso sigue igual. Era sólo cuestión de aguantar el chaparrón que con el paso del tiempo se olvidaría y «ríase la gente cuando ande yo caliente» con los millones de euros o maravedies a buen recaudo. Tenemos una inercia histórica importante que toca ya desterrar.

A la hora de medir la corrupción, en la escala de 0 a 10, los españoles actualmente la cuantificamos en 9,3. La impunidad y la supuesta parálisis judicial y la falta de sentencias firmes y ejemplarizantes parece que levantan aún más las ampollas. Y a pesar de que la máxima maquiavélica parece estar muy de actualidad «que el príncipe no se preocupe de incurrir en la infamia de estos vicios de la corrupción, sin los cuales difícilmente podrá salvar al Estado». Hay cosas en este mundo que no debemos perdonar so pena de enterrarnos cada vez más en la miseria ética y moral (como titulaban nuestros libros de educación de BUP que algunos nos creemos a pie y juntillas), y es aquí donde la justicia está llamada a poner las cosas en su sitio. Muchas son las miradas y esperanzas que ya se están depositando en ella. Quizás es aquí donde la sociedad civil, allá donde esté, desde el periodismo al quehacer cotidiano de cualquier ciudadano, pidamos a los responsables de impartir orden que se tenga por bueno bueno ese dicho de Orwell de que ante la injusticia y la miseria no cabe otra que plantarle cara. Que le pidamos esa «valentía» que uno de los mayores demócratas de la historia, Winston Churchill, definía como el primer escalón y virtud necesaria para los cambios importantes de una sociedad. Toca el tiempo de ser valientes, no nos queda otra. De dar ejemplo, y los políticos honestos, que también los hay, los primeros. Con hechos y también con palabras. Es cuestión de credibilidad. Si no lo hacemos seguiremos sumando paro, desigualdad y corrupción. Seguiremos siendo peores, y de nuevo no nos lo merecemos. En España hay gente apasionante, y la vida realmente en este país como decía el señor Montes, «la vida es y puede ser sencillamente maravillosa».
 

Categorías: 

La pobreza del Diseño Industrial… ¿Desde cuando, y hasta cuando? 

La pobreza del Diseño Industrial… ¿Desde cuando, y hasta cuando?

Casualidades de la vida te llevan a encontrar pequeños tesoros. Leyendo el artículo publicado por el diario el PAÍS“La pobreza del Diseño Industrial” me sorprendí de que un periódico de gran importancia como del que hoy hablamos estableciese como protagonista a una disciplina que hoy por hoy, tristemente, pocos conocemos: El Diseño Industrial, un concepto que contradictoriamente está en todos lados pero sin embargo nadie conoce. ¿La “informática del futuro”? ¿Finalmente ocurrirá como con esta? Tan necesaria en todos los campos hoy pero tan puesta en duda hace tan sólo unas décadas.

El artículo indaga y llega a afirmar que España está pagando cantidades muy elevadas al extranjero por la adquisición de algo que no necesita otra materia prima que la inteligencia: el diseño industrial”. Algo de lo que todo amante de la profesión es consciente, no ya hablando de la “inteligencia” como la materia prima necesaria para un diseñador, pero si siendo conscientes de que las herramientas que éste necesita son más limitadas al menos económicamente que las de otras muchas profesiones. En definitiva, la inversión puede ser mucho inferior. El autor añade “Sucede esto en un país que tiene una rica tradición en el cariño formal al objeto: desde la espada hasta el botijo, desde la capa hasta la guitarra, o la gualdrapa, nuestros antepasados han sabido matrimoniar la eficacia con la belleza. Hace 30 años hablábamos de matrimoniar la eficiencia con la belleza, ahora de adecuar la forma a la función y conseguir un producto atractivo para el usuario. Definiciones muy similares.

El artículo indaga y reconoce al botijo y la espada como dos conceptos, que siendo de un origen tan antiguo, guardan tanta relación con el diseño industrial. Anima a aquellos que son reacios a reconocer que los objetos que nos rodean, tan infravalorados en nuestros país son completamente necesarios a replantearse este pensamiento. Alaba la labor de artesanos y artistas trabajando al unísono, puesto que indudablemente referencia al predecesor del Diseñador Industrial.

Pero lo sorprendente, a la vez que estimulante y triste confirmar que la realidad que hoy vivimos, es una realidad que persiste desde 1884. Llevamos la friolera de 28 años en la misma situación.  La concienciación a la sociedad y a la empresa de la existencia y tremenda necesidad de nuestra profesión hoy en día ha avanzado muy poco desde el 3 de Diciembre del 1984, fecha en la que el artículo del que hablamos se publicó.

Recomendamos encarecidamente la lectura de este artículo a través del siguiente enlace. Lamentablemente se puede leer sin llegar a creer que se haya sido escrito hace 28 años. Hacemos un llamamiento para que las empresas se planteen si efectivamente son conscientes de la existencia e importancia de la figura del Diseñador Industrial.

Artículo El País

 

María Alonso García

Codirectora del área de Diseño Industrial
Categorías: