Últimos artículos

Gala 20 Aniversario AJE Málaga 26 de junio 

Gala 20 Aniversario AJE Málaga 26 de junio

ESTAMOS DE FIESTA

TÚ ERES EL PROTAGONISTA

 

AJE Málaga cumple su 20 Aniversario y estamos encantados de que nos acompañes en este día tan especial para nosotros.

El próximo 26 de junio en el Real Club Mediterráneo (Paseo de la Farola, 18, 29016 Málaga) celebraremos nuestro aniversario entre amigos, colaboradores, socios y socias a partir de las 20.30 h.

El precio es de 26 € PRECIO EXCLUSIVO por persona para SOCIOS de AJE Málaga y acompañante. 41,50 € para NO SOCIOS.

Incluye Copa de Bienvienida y Cena.

 

Para reservar tu sitio es INDISPENSABLE comprar tu entrada pinchando AQUI

 

Los socios de AJE Málaga tienen un código descuento EXCLUSIVOajemalaga20

El plazo de venta de entrada acabará el miércoles 25 de junio a las 12.00 horas.

 

Dress Code: Etiqueta de largo

Para más info: 952 22 50 45 / info@ajemalaga.org

Categorías: 

La Mediación en la resolución de Conflictos 

La Mediación en la resolución de Conflictos

En MAIRELES ASOCIADOS llevamos tiempo formándonos y fomentando la Mediación como herramienta útil en la resolución de conflictos para nuestro clientes.

En estos momentos, la mediación es poco conocida, y es reciente su regulación en España. Tiene por tanto un rodaje relativo; en Andalucía, sólo se ha regulado para asuntos penales y de familias, habiendo más libertad en la Mediación en asuntos civiles y mercantiles.

Queremos acercar un poco este concepto a nuestros clientes y amigos, destacando los puntos más interesantes.

 

¿Para qué puede servir la Mediación?

Tenemos experiencias importantes en la defensa de las reclamaciones de nuestros clientes:

  1. La Mediación ofrece las vías de la negociación y comunicación para solucionar problemas.
  2. Obtenemos mejores resultados, soluciones más firmes
  3. Y se ahorran costes psicológicos, sociales y económicos.

 

Muchas veces la mejor solución no la propone un Juez, sino los propios enfrentados en un asunto. Por eso la hoja de ruta de la Mediación para los clientes tiene que ser:

a)    Voluntaria, se tiene libertad de disposición de seguirla como de abandonarla.
b)    Igual para todos los participantes. El mediador se encarga de moderar para igualar los turnos para hablar, replicar y contestar.
c)    Imparcialidad por parte del mediador. Nunca tomará partido por ninguna de las partes. Nunca propone, solo pone en comunicación a las partes para que ellos den y busquen soluciones.
d)    Buena fe, lealtad y respeto mutuo entre las partes; y con la necesaria colaboración y respeto de las mismas.

 

¿En qué problemas podemos ayudar con la Mediación?

1)    UNA MEDIACIÓN SOCIAL, donde su actividad es la promoción de la participación ciudadana y del ejercicio de derechos sociales, por lo que mantenemos contactos y tenemos convenios de colaboración con Asociaciones de discapacitados, etnia gitana, marroquí y otros excluidos sociales, para este tipo de mediaciones.

2)    UNA MEDIACIÓN CIVIL, que da soluciones a problemas de sucesiones, de relaciones de vecindad, de inmisiones, de medianería, de servidumbres, de propiedad horizontal, de las comunidades de bienes, de reclamaciones de consumidores frente al empresario y de reclamaciones de escasa cuantía, entre los que entendemos más idóneos para aplicarla.

3)    UNA MEDIACIÓN MERCANTIL, como son conflictos en las relaciones entre participes y/o órganos de administración de sociedades o por ruptura de relaciones de colaboración empresarial (franquicias, agencia, distribución, etc.) y por mediaciones derivadas del contrato de seguro.

Categorías: 

Podemos. De Crimea a Sagasta 

Podemos. De Crimea a Sagasta

Algo interesante y particular del caso de Crimea, y la invasión seguida de expropiación del territorio por parte de Rusia a Ucrania, es el método utilizado. Bien propio de la Unión Soviética. El mismo perro con diferente collar y colmillos tela de afilados. Si algo aprendieron los rusos durante su expansión imperialista fue la de adquirir territorios a cualquier coste. Y ya conocen aquel viejo aforismo, «el fin justifica los medios». De viejo, debería estar manido. Pero más bien al contrario. Se ve que debe ser eficaz y connatural al determinismo darwinista del altruista homo políticus, porque en nuestro terruño se aplica desde la más humilde pedanía a la más impresionante metrópoli. Como diría aquel célebre profesor Derecho Político que tuvimos la suerte de tener en la Universidad de Málaga, compañero del magistral profesor y columnista de este periódico, Angel Valencia. «Hay cosas que no cambian», repetía Fernando Vallespín en aquella lejana clase de cercano recuerdo. Resulta que tenemos mucha desmemoria. Qué cosa tan rara en nuestra tierra. Pensamos que todo es nuevo, cual Sísifo. Pero parece que no es así. Cicerón sentenciaba «Historia, maestra de vida». Qué majadero debo estar. Mentar a la historia, como está el patio. Como están maestros y educación. Universidades y bibliotecas. Olvidados, maltratados y abandonados. Qué osadía. Y traer a una tribuna a eso que llaman historia. Por aquello de no repetir errores y tener dirección, sentido común y oportunidad en el rumbo de una política. Leves cuestiones que anhelan los electores como agua del mes en el que estamos. De mayo. Cuestión por la que precisamente han castigado en estas últimas elecciones la sinrazón de la realidad que ha llevado a España a un 60% de paro juvenil y un montón de cosas más. Y que ante el significado y significante, curiosamente lleva algunos incomprensiblemente a rasgarse las vestiduras y preguntarse ¿cómo ha podido ser? ¿Qué cómo puede ser? Muy fáci ¿A ver si les suena?. Solo hay que hurgar un poco en nuestra historia. Concretamente la de finales del XIX. Si me permiten, me repito. A ver si les suena.

Un sistema en franca descomposición. Gobiernos que se adjudican las mayorías, y reparten los huecos entre las minorías. Niveles de nepotismo a un nivel escandaloso. 54 diputados son familiares de las grandes figuras de la política, entre ellos Romanones; con su hijo, su yerno y un montón de amigotes a los que se le otorgaban trabajos, y caudales públicos a troche y moche. Con licitaciones y contratos que no eran públicos, aunque si con dineros de, pero eso si; sin transparencia, objetividad e igualdad de oportunidades. Todo a medida. Ya se estilaba la cosa. Una diferencia entra la España real y la España oficial, patente e insondable. Su principal resultado. Un paro lacerante y una distribución de la riqueza patética. Como siempre en esta tierra. Y la empresa en España, que es la que siempre crea empleo. En comparación con otros países europeos de aquel entonces como Inglaterra, Alemania y Holanda. A la altura de la alpargata. Que por supuesto era eso sí, de esparto y del bueno. El nivel de industrialización, tecnología y educación en España por los suelos. En 1874 el nivel de analfabetismo; del 54,2% en los hombres y del 74,4% en las mujeres. Se clamaba una profunda reforma administrativa y legal por todos lados. Desde los cafés a los salones. Del parlamento a las calles. Los nacionalismos catalán y vascos, que no tardaron en reaccionar furibundamente a las reformas propuestas por la restauración. Al perderse los fueros tras las guerras carlistas, había que pillar cacho y definir futuro. Aparecía en escena, el Partido Nacionalista Vasco, la Liga de Cataluña y la Unión Catalanista. Antonio García Quejido, funda la Unión General de Trabajadores junto a Pablo Iglesias. El movimiento obrero se agrupa, propugnando la lucha pacífica y la participación electoral. Gobierno de turno que reacciona contra estos movimientos con una fuerte represión. Con especial virulencia contra el anarquismo. Curiosamente, el territorio de muchos de estos enfrentamientos será Cataluña. Que actual se me antoja la cosa oye. ¿No son tres días los que llevan seguidos de disturbios en Barcelona?. Una iglesia que evoluciona desde una primera posición de intransigencia hacia la conciliación. Todo por la aprobación de la Constitución de 1876, en donde se plantea un duro conflicto en relación a la aplicación del famoso artículo 11, con su cuestión de religión y estado. Cosas del arte de gobernar, que por cierto, se alterna políticamente entre Cánovas, que cede poder a Sagasta, y viceversa. Ya por aquel entonces entonaban que había que escuchar al ciudadano. Cuestión bipartidista, que se alterna (hasta la muerte de Alfonso XII), sin solucionar,después de periodo tras otro, de manera efectiva los problemas reales y estructurales, de un país. Y a pesar de todos los esfuerzos de mejora, que eran torpedeados gracias a las redes caciquiles, que ambos partidos contaban por toda España. Y entre medias, entre tanto pastel. Entre tanta insatisfacción social. Una importante tensión que impedía el acceso al poder de ideologías radicales en aquel momento (anarquismo, socialismo, republicanismo) que podían poner en peligro el régimen. Una sociedad dividida políticamente, cuando en realidad sus ciudadanos se sentían hermanos. Ya fuese gallego o andaluz. Una España, un panorama, en la que se producen movimientos, como el llamado regeneracionismo, que tratan de superar una crisis que dejan bien claro, era principalmente de identidad. Que bueno y que profundo esto de la identidad. Un regeneracionismo, con importante impronta malagueña, que busca poder superar los modos y políticas del pasado para encontrar un camino nuevo en el futuro, ya que la situación era insostenible. ¿Le suena?. Ocurría hacía más de un siglo. En este país, en el cual a veces parece que nunca pasa nada. Pues bien, así estamos. Y corre el mes de mayo del 2014. Esto ocurría hace ciento y pico años. Saquen ustedes sus conclusiones con estos datos. Es sólo una lección de historia. Una sencilla y humilde lección de historia.

Categorías: 

¡CUMPLIMOS 20 AÑOS! 

¡CUMPLIMOS 20 AÑOS!

Estamos de celebración. AJE Málaga cumple 20 años contigo, emprendedor@, empresari@. No hay mejor ocasión para vestirnos de gala, y comenzamos por nuestro logo que nos va acompañar de aquí a final de 2014. Esperamos que os guste y que refleje toda la energía AJE :)

Categorías: 

Cómo aprobar un examen de Cambridge (parte I) 

Cómo aprobar un examen de Cambridge (parte I)

Hoy en día tener un título oficial de inglés es casi indispensable para una vida profesional y también personal de éxito, y los de Cambridge gozan de reconocimiento en todo el mundo. Pero antes de lanzarte a pagar las tasas de examen hay varias cosas que debes tener en cuenta.

-Debes elegir bien el examen. Lo primero es tener claro el nivel de inglés que posees (con una prueba de nivel en un centro de confianza) y tus necesidades. En este punto es esencial que conozcas las equivalencias de estos títulos con el marco de referencia europeo para saber si cumplirá tus expectativas.

-Preparación especializada. Quizá estás pensando en prepararte en casa sólo con un libro e internet, pero el día del examen puedes llevarte algunas sorpresas. Y no sólo en la prueba hablada, en la que la preparación con otras personas resulta esencial, sino también en el test escrito, ya que un profesor con formación específica para estos exámenes puede ofrecer técnicas y consejos que sólo da la experiencia.

-Requiere esfuerzo. No va a ser un camino de rosas pero tampoco tiene que ser un martirio. Con disciplina, estudio y ayuda de profesionales, conseguir una calificación A está en tu mano. El tiempo de preparación depende mucho de cada persona. Lo ideal es dedicar al menos un año académico para ir con confianza a las pruebas, aunque dependiendo del nivel, los cursos intensivos de unos pocos meses son una buena opción.

-Recuerda que es un examen británico. Puede parecer una tontería, pero el inglés que vas a encontrar en el examen es británico, aunque Cambridge acepta diferentes variedades de este idioma. Eso sí, aquellos más influenciados por la pronunciación o la ortografía estadounidense deben tener en cuenta que deben ser consistentes y no saltar de un acento o deletreo a otro constantemente.

Categorías: