Cuestión de Liderazgo

¿Eres un lider? En los momentos críticos surgen personas que aúnan capacidades desconocidas hasta el momento para los que les rodean. Reúnen carácter, capacidad de decisión, aplomo, y grandes cantidades de autoconfianza. Personas que aglutinan a su alrededor a su equipo de trabajo, y que consiguen obtener los mejores resultados de los demás. Los jóvenes empresarios demuestran día a día sus dotes de liderazgo empresarial en estos tiempos de zozobra y falta de estabilidad.

 

Qué entendemos por liderazgo

Buscando la definición del líder nos encontramos con una cualidad que posee una persona o un grupo de personas, con capacidad, conocimientos o experiencia para dirigir a los demás.

¿Pero podemos afirmar que sólo es eso? A priori, podemos pensar que esta definición es algo escueta, ya que el liderazgo, sin ninguna duda, es un proceso que implica no solo la capacidad de tomar decisiones, sino la habilidad de desarrollar una cierta estabilidad emocional.

Todo aquel que poseé ciertos rasgos bien definidos de su personalidad como la autoconfianza, el autocontrol, la persistencia, empatía y dominio de las relaciones, tiene las bases para conformarse como un líder dentro del grupo al que pertenece, empresarial, social, familiar, de amistad, etc.

Por tanto, el liderazgo es una habilidad que se desarrolla en la medida en que el individuo cultiva la autoconfianza en sí mismo, el autocontrol y la perseverancia en sus actos.

Liderar implica empatía y capacidad de ilusionar a otros. En otras palabras, no es otra cosa que una gestión tanto de talento propio como el ajeno, resultante de la gestión emocional.

Por lo general se acepta que el manejo de las emociones es el resultado de las experiencias individuales, lo que  implica el ensayo y error que a veces conlleva a un enorme desgaste personal. Es por eso que es importante que el individuo haya desarrollado habilidades que le permitan entender e identificar sus emociones y las de los demás a fin de lograr una mayor estabilidad emocional. Con esas habilidades bien definidas y desarrolladas, el individuo destaca por sí mismo respecto a los demás, aportando en momentos de crisis interna, la tranquilidad y el aplomo necesario para manejar dicha situación con éxito.

Liderazgo en la empresa

Hagamos una reflexión interna y haciendo memoria, debemos recordar todas aquellas situaciones de última hora, proyectos que entregrar y que se complican, problemas imprevistos, proveedores que se retrasan, etc... en esos momentos, surge el caracter y el aplomo de aquella persona con capacidad de decisión rápida y eficaz.

Los/as jóvenes empresarios/as dan muestra de esas habilidades a diario, algutinan al equipo alrededor suyo, y  mantienen esquemas de trabajo horizontales, codo con codo con todos los departamentos de su empresa, y aplicando en sus decisiones la experiencia previa vivida.

El mundo de la empresa tiene elementos específicos en los que el liderazgo es especialmente necesario ya que existe una cierta presión sobre los empleados, directivos y empresarios para dedicar recursos crecientes para conseguir los resultados, tomar decisiones, cambiar para innovar, etc., y sobre todo en esta era donde el liderazgo ha venido a reemplazar a la administración y el aprendizaje a la instrucción.

Del mismo modo, el líder tiene la  obligación de transmitir lo que ha aprendido en su experiencia adquirida con el objetivo de formar al resto del equipo ante situaciones complejas que desarrollar.

En este contexto las empresas más avanzadas han empezado a trabajar en el proceso de análisis de la realidad empresarial, toma de decisiones, mejora de procesos, involucrando a todos los responsables de la toma de decisiones y de la ejecución para mejorar su nivel de control sobre su entorno, reducir el estrés, trabajar mejor y más eficazmente.

Pero el proceso de mejora en la empresa no sólo es una tarea relacional o humana. Los profesionales también tienen que tener profundos conocimientos empresariales para entender y orientar los procesos reales comerciales y financieros. Un ejemplo típico es el de aquella fábrica que está mal organizada y se produce una disfunción entre sus componentes; en ella no vale únicamente con dar soporte a los trabajadores, también es necesario que se tomen las decisiones necesarias para que mejoren los procesos básicos y con ello se liberen las energías improductivas en la plantilla.

Cualidades del líder

Como hemos apuntado anteriormente, un buen líder tiene que reunir en sí mismo las cualidades de autoconfianza, el autocontrol, la persistencia, empatía y dominio de las relaciones, muchas de ellas, adquiridas con el paso de los años y resultado de las experiencias vividas.

Un líder potencial es alguien que puede comprometerse con la gente con la que trabaja, a partir de una visión acertada de la situación actual y de las perspectivas futuras.

Los objetivos del líder deben ser claros, concisos y fruto de un largo período de modificación. Están basados en un nivel profesional, en ser eficaces con la máxima eficiencia posible y a nivel personal obtener el máximo
grado de autorrealización, promovido por lograr la satisfacción y motivación de todos y cada uno de los miembros de la organización.

El liderazgo supone ante todo poder, poder que puede ser ejercido por los empresarios, los accionistas, los técnicos que dirigen la empresa.

Durante muchos años los sociólogos intentaron aislar y analizar las características necesarias para ser un líder. Partiendo de numerosas pruebas, algunos sociólogos determinaron que, generalmente, los líderes eficaces:
- Poseen confianza en sí mismos y están bien integrados. ·
- Desean aceptar la responsabilidad de dirigir y son competentes al tratar con situaciones nuevas. ·
- Se sienten identificados con los objetivos y valores de los grupos que conducen. ·
- Muestran calor, sensibilidad, y simpatía hacia los demás, ofreciendo soluciones prácticas. ·
- Son inteligentes respecto a los otros miembros del grupo. ·
- Realizan permanentemente sus funciones de liderazgo.

La personalidad del líder, no depende en modo alguno de la forma, posición, salud, relaciones o moral. El líder refleja los valores y normas del grupo por ello los rasgos personales de un líder nos dicen mucho más sobre el grupo que sobre él mismo.

El líder nace o se hace

El hombre soltero nace, el casado se hace, el líder tampoco nace, se hace. Se estima que el liderazgo es un 90% de inteligencia emocional, que se adquiere a través de su experiencia, lo que demuestra que el líder no nace, sino que en el paso del tiempo obtiene las cualidades necesarias para ejercer de un modelo eficiente y eficaz. Los auténticos líderes influyen, transforman, entusiasman y tratan de lograr las máxima satisfacción de sus empleados de un modo tan natural que parece que nacieran con ese don.

En teoría el líder de una empresa tiene que asumir unas responsabilidades y
desarrollar, de manera eficaz, una serie de funciones, pero en muchos casos prácticos el líder no desempeña el rol que tiene designado e intenta evadir los problemas que pueden surgir dentro de la empresa, lo que da lugar al declive de ésta. Sin embargo, cuando las responsabilidades son bien ejercidas supone llevar a la empresa a lo más alto.
Modelos de liderazgo

El director o líder de una empresa también debe tener en cuenta que ésta vive dentro un entorno sometido a continuas transformaciones y movilidades a las que están acostumbradas las empresas actuales, así un líder debe comprender que los subordinados, empleados y, en general, toda la plantilla tienen o pueden tener objetivos distintos a los ya fijados, estableciéndose, por tanto, una situación conflictiva. Así es que, debe tener en cuenta las ideas de los subordinados y tomar las decisiones contando con ellos.

Hay varios estudios psicosociológicos que proponen diferentes modelos de liderazgo, como la Teoría de rasgos: El liderazgo como rasgo de la personalidad. Esta teoría sostiene que las personas nacen ya siendo líderes o para ser mandadas. Esta teoría es algo contradictoria ya que hoy en día no se conocen características que diferencien al líder del no líder. O por ejemplo, aquellas Teorías conductuales que establecen el liderazgo como conducta y se centra en el comportamiento del líder efectivo, líder autoritario y tradicional, al que le importan las metas u objetivos de la organización y el principio; o un  estilo de líder más igualitario, al que le preocupa y se interesa por la integración de todos los miembros de la organización para así conseguir mejorar los objetivos de la empresa.

Un líder debe ser carismático, seguro de sí mismo, sincero, fiel a sus objetivos, y, ante todo, ganarse la confianza de sus subordinados y confiar en estos, por tanto deben de estar muy unidos, sobre todo ante las adversidades que se puedan presentar durante la vida de la empresa.

Se necesita afrontar el liderazgo desde la juventud, como jóvenes empresarios. Esperemos que poco a poco surjan nuevos líderes cada vez más competentes, más innovadores, con más talento directivo, en definitiva, jóvenes empresarios que superen a sus antecesores en lo más alto de los puestos de responsabilidad de las empresas.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato